Claves para ser feliz en el trabajo: tercera parte

3 nuevas claves para aumentar la felicidad en el trabajo

Ya vimos en la primera parte de las claves para ser feliz en el trabajo sobre cómo enamorarnos de nuevo de nuestro puesto o profesión. En la segunda parte abordamos la gestión de nuestro diálogo interno para manejarnos mejor en nuestra vida laboral y personal. En esta tercera parte, os hablaré de otras tres claves para que la vida en vuestra «segunda casa» sea más llevadera.

CLAVE 3

Empezar cada día con un propósito (o varios) en mente

Hay una frase que dice: «Acuéstate con un sueño y levántate con un propósito». A esto último yo añadiría que si te levantas con más de un propósito, mejor que mejor.

Probablemente para algunos el instante de despertarse no sea el mejor para ponerse a pensar en nada, pero lo importante es que cada uno busque su momento para plantearse sus propósitos del día. Podríais también pensar vuestros objetivos por la noche o dejarlos planificados al finalizar la semana anterior, siempre y cuando estéis abiertos a modificarlos sobre la marcha en función de las prioridades que vayan surgiendo.

Lo importante al fin y al cabo, no es cómo lo hagáis, sino el propio hecho de actuar de manera proactiva, de que seáis vosotros mismos los que vayáis escribiendo vuestra propia ruta porque si no es así, le estaréis dando a los demás o a las circunstancias el poder para que decidan sobre vuestro destino.

No sé si os pasará a vosotros pero a mí al menos, cuando me planteo objetivos ya sean a corto o a largo plazo y los consigo, me siento increíblemente bien. ¡Me encanta el momento de poner el «tick» en mi agenda cuando el objetivo está completado!

Como el hecho de construir objetivos adecuadamente tiene su aquel, escribiré en breve una entrada con las claves para construir objetivos a prueba de bombas.

 
felicidad en el trabajo

CLAVE 4

Manejar bien las relaciones en tu trabajo

Con esto no quiero decir que necesariamente tengamos que ser «colegas» de nuestros compañeros de trabajo o colaboradores. Esto último puede ser incluso contraproducente en algunas ocasiones ya que habitualmente, las personas suelen tener dificultades para separar lo personal de lo profesional. Sobre esto último, suelo pensar que se puede tratar de un tema cultural. El otro día, escuchando el programa de Julia Otero, hablaban precisamente del proceso de primarias para la elección del secretario general a nivel nacional del PSOE y se debatía sobre la actitud que tomarán los rivales perdedores respecto al candidato elegido una vez finalizado el proceso. La opinión general era que difícilmente íbamos a presenciar una actitud tan deportiva (al menos en apariencia) como la que mantuvo Hillary Clinton respecto a Obama cuando fue derrotada en la batalla encarnizada que mantuvieron ambos en las primarias del partido Demócrata en el 2008.

 
Felicidad en el trabajo

Algunas claves para mantener una buena relación con compañeros de trabajo podrían ser:

 – Gestionar adecuadamente tus «creencias limitantes»

Como hablamos en la entrada anterior, nuestra mente nos puede llevar a hacer sobregeneralizaciones, magnificar los acontecimientos o actitudes de otros, realizar lecturas mentales, etc…Pensar que alguien «siempre hace todo mal», «cree que soy tal o cual cosa» o «me esta haciendo la vida imposible», sólo nos va a conducir a sentirnos mal y a tener una visión negativa del otro. El intentar analizar la realidad desde los distintos puntos de vista, poner el foco de atención en lo que los otros hacen bien y no únicamente en lo que no nos gusta de ellos, o buscar evidencias de lo que damos por cierto, nos podría ayudar a tener una visión más adaptativa y realista de los demás.

– Desarrollar la empatía

Consiste en Intentar ponernos en la piel del otro y entender la realidad tal y como él o ella la entenderían. Todos sabemos que cuando hemos tenido una vivencia similar a la de otra persona, nos resulta mucho más fácil entenderla, ya que lo hemos experimentado en nuestras propias carnes. Esta es la clave de que funcionen los grupos de ayuda como Alcólicos Anónimos o los de personas que sufren una determinada enfermedad. Todos están en el mismo barco y se diluyen otro tipo de diferencias como la clase social, el género, la cultura…Tienen un denominador común que les hace comprender mejor cómo puede sentirse su compañero de grupo.

La cosa se complica cuando sin haber vivido una situación parecida queremos ponernos en el punto de vista del otro. No es nada fácil ponernos en los zapatos del otra persona y, muchas veces, simplemente no entendemos su comportamiento o actitud porque nosotros haríamos las cosas de otra manera.

felicidad en el trabajo

Un ejercicio con el que trabajo con mis clientes para el desarrollo de la empatía es precisamente que se imaginen poniéndose literalmente en la piel de la otra persona, que imaginen que son la otra persona, que ven a través de sus ojos, que sienten como lo harían ellos en las mismas circunstancias. Les pregunto sobre cuáles creen que son los motivos para que piensen como piensan o se comporten como lo hacen. ¿Cuáles podrían ser sus valores, lo que les mueve en la vida? ¿qué necesidad o necesidades pretenden cubrir con esa forma de actuar o pensar? ¿Qué objetivos persiguen? Les pido que entiendan su historia, de dónde vienen o qué tipo de educación han podido tener, etc. Esto es lo que en Programación Neurolingüística (PNL) se corresponde a tomar la «segunda posición perceptiva».

-Potenciar el «Networking»

Puede que muchas veces nos limitemos a hablar con los compañeros de nuestro departamento o los más cercanos a nuestro puesto y olvidemos que hay otras personas más allá de nuestras propias divisiones departamentales. Quizá también nos relacionemos con la gente que consideramos de nuestra propia categoría profesional. Sin embargo, abrirnos a otras personas con las que no estamos habituados a hablar, nos puede proporcionar grandes sorpresas. Uno de los eventos que recuerdo con especial cariño cuando era Directora de Recursos Humanos de una empresa de tecnología, fue precisamente uno en el que tanto en las actividades de Team Building como en la comida, mezclamos a todos los miembros de la organización sin tener en cuenta ni la categoría profesional ni el departamento. Al día siguiente recibimos en el buzón de correo de RR.HH varios mensajes de agradecimiento de compañeros que habían disfrutado de la experiencia de haber conocido mejor a personas con las que no habían hablado nunca o que incluso ni siquiera se habían planteado hacerlo por meros prejuicios.

Con Networking no hablo únicamente de ampliar tus redes en la empresa, sino también fuera de ella. Conectarse a través de las redes sociales o de eventos con otros profesionales que compartan tus intereses puede ser muy enriquecedor. Meterse en grupos de debate en Linkedin u otras redes, compartir información como artículos, libros u otras herramientas o recursos, son algunos de los beneficios que nos brindan las nuevas tecnologías.

 
 

 

CLAVE 5

La automotivación

 Y como última clave para lograr mayor felicidad en el trabajo, os hablaré sobre la importancia de motivarse a uno mismo.

Esto siempre me recuerda a cuando los niños empiezan con el dichoso «me abuuuuuurro». ¿Quién no lo ha dicho cuando era pequeño alguna vez? Y tras la queja, solía salir al paso algún adulto con la típica frase: «¡pues cómprate un burro!». Pues eso, que te compres un burro o que hagas cualquier otra cosa para mejorar tu situación sin esperar a que sean los demás los que te pongan las cosas en bandeja. Que un niño proteste por aburrimiento teniendo tantos estímulos a su alcance, me recuerda a los profesionales que piensan que son sus Responsables o Directores los que les tienen que motivar, sin poner de su parte para que su propia actividad suponga un reto o estímulo constante. Pienso que la labor de un líder, debería ser la de suscitar en sus colaboradores el interés por aprender e ir más allá en sus tareas, investigar sobre su campo o sobre maneras de optimizar el trabajo. Si al profesional se le pone todo en bandeja limitaremos su crecimiento, al igual que pienso que lo hacemos cuando en nuestras escuelas nos dedicamos a proporcionar información a los pequeños sin incentivar que sean ellos los que aprendan a buscarla por sí mismos.

felicidad en el trabajo

Imágenes: Mr. Wonderful/ Joe Raedle (Getty)/ beforeitsnews.com/ Depositphotos/ Depositphotos

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?